Definí Contaminación Visual

La ciudad de San Pablo cumple a rajatabla la Ley de la Ciudad Limpia, en vigor desde 2007, que prohíbe la publicidad exterior que pueda “contaminar” visualmente la mayor urbe de América del Sur; los carteles publicitarios no están ni en edificios públicos o privados, ni en autobuses. En ese escenario, sin embargo, no todo lo que domina es el gris de los edificios: el grafiti y la ‘pixaçao’ –pintadas con spray que evocan reclamos sociales- se extienden por barrios enteros hasta el punto de existir verdaderos museos abiertos, como es el caso de Vila Maddalena, un barrio joven y de vanguardia de San Pablo donde las pintadas urbanas se erigen en auténticas obras de arte que no solo reúnen decenas de colores y tonalidades, sino también otros elementos en forma de collage. El lugar más célebre es el "Beco do Batman", un encadenamiento de grafitis en una sinuosa calle que todos los días es visitada por turistas, publicitarios y, en ocasiones, modelos de ropa, por ser un fantástico escenario para grabar anuncios. No son pocos los que atribuyen a San Pablo, urbe de dimensiones colosales con 1.500 km cuadrados la etiqueta de “capital mundial del grafiti”, al poderse encontrar este tipo de expresiones en buena parte de los barrios de la ciudad. Surge entonces la pregunta de si la Ley de la Ciudad Limpia logró realmente su cometido de “no contaminación visual” y abre el espacio para el debate sobre este concepto y el de la libertad de expresión a través del arte y/o la publicidad. 

Log in or create an account